EL DIARIO VASCO.

Hirukide reunió en Donostia a varios miles de personas en una jornada lúdica y reivindicativa.

Ane, Iune y Eider competían entre ellas por fabricar el mejor caleidoscopio, mientras su madre, Marta Garmendia, acompañaba a otro de sus hermanos, Ekhi, a las camas elásticas. «Hoy tenemos planes para todos, incluso para el más pequeño, Aritz, que está con su aita en los hinchables», comentaba Marta, quien aseguraba que organizarse en casa con cinco niños «no es tan complicado como desde fuera puede parecer». «Y tiene sus cosas buenas», añadía. «¡Qué chulo! ¡Cuántos colores», exclamaba una de las chicas, disfrutando de la visión hecha a base de abalorios y cristales que se multiplicaba tantas veces como modelos de familias confluían ayer en la fiesta organizada por la asociación Hirukide, que reúne a más de 8.300 familias numerosas en Euskadi, de las que 3.500 corresponden a Gipuzkoa.

La explanada de Sagüés, en San Sebastián, se convertía en escenario de la tradicional Jornada Familiar Solidaria, una iniciativa que alcanzaba su vigésima edición con el objetivo de «empoderar» la institución de la familia, «que es la más valorada, pero también la más olvidada». Así lo manifestaba Natalia DíezCaballero, directora de Hirukide, al tiempo que subrayaba la vertiente reivindicativa de un día concebido como de encuentro y celebración. «Es para disfrutarlo en familia y gratuitamente, pero no solo para las familias numerosas, sino para todos aquellos que vengan con hijos, nietos, sobrinos… También está ideado para que las familias compartan sus preocupaciones e ilusiones, que se sientan reflejadas en las historias del resto», explicaba.

Un total de veinticinco espacios permitía disfrutar desde media mañana y hasta última hora de la tarde de una oferta lúdica hecha a base de juegos, manualidades, actuaciones y deportes. Decenas de niños guardaban cola ante el stand de maquillaje y la atracción de camas elásticas. Los más atrevidos se decantaban por las clases de iniciación al surf, una de las novedades de este año, que contó con un aliado de primera categoría: el buen tiempo.

Además, la fiesta de 2018 abría la puerta al optimismo tras los últimos avances logrados. «Después de llevar 20 años diciendo que Euskadi sufre un descenso demográfico preocupante, por fin hemos conseguido que se firme la estrategia vasca de familia e infancia. Ahora estamos a la espera de un cuarto plan de apoyo a las familias, que esperamos se dé a conocer antes de que finalice el periodo de sesiones del Parlamento», manifestaba Díez-Caballero. La directora de Hirukide abogaba por una sociedad «amigable e inclusiva» para que los jóvenes que deseen tener hijos los puedan tener en una situación normalizada, «sin ser héroes a la hora de compaginar su vida laboral y familiar». «También apostamos por un acompañamiento en la crianza. Un país tan cercano como Francia cuenta con un índice de natalidad de 1,96 hijos por mujer, frente al 1,39 de Euskadi», recordaba.

Las últimas medidas que se han materializado en un aumento de la baja de paternidad eran valoradas con agrado por Iñaki Bernal, padre de cuatro hijos de entre nueve y un año de edad. «Todo los avances son positivos, pero siempre se puede mejorar», sostenía. Él y su mujer, Nagore, se reparten para cuidar de la familia por turnos. Ayer todos disfrutaban de un festejo a la medida de los más pequeños. También comparten tareas Igor Iriarte y Lily a la hora de atender a Nahikari, de once años, y los gemelos Xabier y Elene, de ocho. «En casa también nos organizamos entre los dos, con apoyo de la amona. Todos ayudamos, pero tratamos de que la mayor tampoco tenga más responsabilidad de la que debe. Al fin y al cabo, es una niña», señalaba este donostiarra. La familia se sumaba a las celebración de Sagüés para disfrutarla unida.

https://hirukide.com/wp-content/uploads/2018/06/Fotos-donosti-2018-1.jpghttps://hirukide.com/wp-content/uploads/2018/06/Fotos-donosti-2018-1-300x300.jpgHirukideNoticias
EL DIARIO VASCO. Hirukide reunió en Donostia a varios miles de personas en una jornada lúdica y reivindicativa. Ane, Iune y Eider competían entre ellas por fabricar el mejor caleidoscopio, mientras su madre, Marta Garmendia, acompañaba a otro de sus hermanos, Ekhi, a las camas elásticas. «Hoy tenemos planes para todos,...