Maite e Iñigo son una de las pocas familias numerosas de categoría especial que hay en Euskadi, título que se han ganado con derecho propio. Con siete hijos/as y el octavo en camino, nos hablan de su capacidad de organización, anhelos e ilusiones.

 

“A medida que hemos tenido más hijos, hemos ido incorporando unas normas y quitando otras”

Como nuestra familia es muy poco habitual, me preguntan las compañeras y compañeros todo tipo de cosas para saber cómo hacemos para arreglarnos


Con siete hijos y otro en camino… ¿tendríais claro que queríais formar una familia numerosa?

M: Los dos venimos de familias muy numerosas. Como para los dos ha sido una gozada, teníamos claro que queríamos eso para nuestros hijos. Lo que no teníamos pensado es un número. Eso ha ido sobre la marcha.

Cuando veis a los siete jugando, en el parque, en casa (y todos/as tranquilos…), ¿qué sentís?, ¿qué pensáis?

M: La verdad, es que es una gran satisfacción. Ellos disfrutan muchísimo juntos, se apoyan unos a otros, son  muy felices juntos.

I: A mí me gusta mucho ver cómo se organizan para jugar y pasarlo bien con juegos sencillos y divertidos. Cuando les veo pasarlo tan bien juntos me imagino cómo serán de mayores y qué tipo de relación tendrán entre ellos.

Pero, para el común de las familias numerosas que tenemos tres hijos/as o cuatro a los sumo, la primera pregunta sería ¿cómo os organizáis y con todos tan pequeños?

M: A medida que hemos tenido más hijos, hemos ido incorporando unas normas y quitando otras para que se adapte todo a las circunstancias de cada momento. Intentamos ir siempre a lo importante y no perdernos en cosas de fácil solución. Por otro lado, al ser tantos, por una parte ellos se divierten juntos, con lo que nos dan a nosotros más autonomía y por otra parte no podemos permitirles que se salgan mucho del tiesto, con lo que se portan bastante bien…

Porque, ¿habéis dejado de poner pañales o dar biberones en los últimos nueve años?

M: La verdad es que no, normalmente hemos tenido a dos con pañales y biberones. Creo que cuando nació Maite, la séptima, Rafa llevaba un mes sin pañales.

Echando la vista a estos años, ¿qué ha sido lo más complicado?

M: Para mí, sin ninguna duda, el cansancio acumulado.

I: En mi caso el cansancio es menor y lo más complicado ha sido formarme como padre. Como se oye muchas veces, los niños vienen sin libro de instrucciones y hay que aprender qué necesitan cada uno en cada momento y organizarse para dedicar a cada uno el tiempo que necesita.

Las noches, los desplazamientos, coles, tareas, baños… Físicamente, tenéis que estar en forma, ¿no?

M: No nos queda más remedio, pero yo ya la voy perdiendo…. Se notan los años.

I: En mi caso, el horario del trabajo me permite hacer deporte algún día antes de que los niños vuelvan a casa. El deporte me ayuda a despejar la cabeza y seguir el ritmo que te exigen, sobre todo los más pequeños. Hay que decir también que tenemos ayuda en casa entre semana, nos supone un esfuerzo económico pero nos permite simplificar nuestras llegadas a casa tras el día de coles y trabajo.

¿Y tenéis solventado uno de los mayores problemas de todas las familias, la conciliación laboral y familiar?

M: Si, yo trabajo en el colegio donde estudian los niños. Con lo que compartimos sitio y horario de trabajo. Los llevo y los traigo, para ellos es prácticamente igual que trabaje fuera de casa o que no. Solo tenemos problema con la última semana de junio y la primera de septiembre, que yo trabajo y ellos no tienen colegio. Con lo que tenemos bastante facilidad en este aspecto.

I: En mi empresa, Euskaltel, también  tenemos fácil la conciliación. Hace unos años que pasamos de la tradicional jornada partida a la jornada continuada. Con esta jornada llego a casa antes que las niñas y los niños y puedo estar con ellos muchas horas, lo que me parece muy importante para su desarrollo, disfrutar con ellos y si es necesario ayudarles con los deberes.

Consideráis que vuestros puestos de trabajo os han facilitado el poder tener vuestros hijos/as?

M: Totalmente. Para una mujer es bastante difícil comunicar embarazos en su trabajo. A mí siempre me han felicitado, no he tenido nunca ningún problema.

I: Al igual que Maite todo han sido facilidades. Como nuestra familia es muy poco habitual, me preguntan las compañeras y compañeros todo tipo de cosas para saber cómo hacemos para arreglarnos, como vamos en el coche, el reparto las habitaciones, el volumen de las compras, etc.

Porque con tantos niños/as pequeños, toda ayuda es poca… En tu caso Iñigo, ¿te han facilitado laboralmente el poder cubrir tus responsabilidades familiares? ¿Qué es lo que más valoras?

Íñigo: La verdad es que me han facilitado bastante el cumplimiento de mis responsabilidades familiares, además de disponer en el convenio de la empresa de más días de paternidad de los habituales, tan importantes en los primeros días de vida de los niños, tenemos la posibilidad  de flexibilizar el horario; Así,  en momentos puntuales, podemos llevar a los niños al médico o ir a las tutorías del cole y recuperar esas horas en momentos en los que la familia no te necesita tanto.

¿Y conseguís sacar algún rato o momento para vosotros? Porque sin programarlo, será complicado…

M: Efectivamente, pero lo tenemos programado. Desde hacer tres o cuatro años la tarde de los miércoles es nuestra. Aunque normalmente hacemos la compra, pero vamos solos, hablamos de nuestras cosas etc…

I: Nos parece fundamental dedicarnos un tiempo a nosotros, a hablar de nuestras cosas y de los niños con un poco de distancia de la pelea diaria. Así, además de estos miércoles en los que lo pasamos realmente bien, procuramos una vez al mes ir a cenar solos o con amigos.

Y en cuanto a los hijos/as, las amas y aitas siempre decimos de cara al futuro que queremos que sean felices. ¿En qué basáis la felicidad? ¿Qué valores queréis que primen en ellas y ellos?

M: queremos que sean buenas personas, que siempre traten bien a los demás, pase lo que pase y que sean trabajadores, que se esfuercen por cumplir con sus tareas.

Porque esos valores no vienen de serie por tener muchos hermanos o crecer en una familia numerosa… Será una batalla diaria, al menos con los mayores…

I: Efectivamente, los valores no vienen de serie, pero creo que tener muchos hermanos sí ayuda a adquirirlos. Nosotros tratamos de que miren a los demás y vean que todo el mundo es único e irrepetible y en sus hermanos tienen el ejemplo más claro.

Por otro lado, lo que más nos cuesta es que renuncien a tener de todo. No nos parece bueno que tengan todo porque sí, queremos que valoren las cosas y aprendan a cuidarlas, más teniendo en cuenta que la mayor parte del mundo no tiene acceso a ellas.

Cambiando de tercio, desde un punto de vista más reivindicativo, ¿qué pediríais a nuestros gobernantes?

M: Un poco más de ayuda, estaría bien, pero sobre todo que pensaran un poco más en futuro, porque es bastante probable que nuestra generación no tenga pensiones de jubilación y en el caso de las familias numerosas, que estamos aportando tanto, sería bastante injusto.

¿Consideráis que las familias con más hijos/as están valoradas de forma justa por nuestra sociedad?

M: ¡Que va! La gente nos mira como si estuviéramos locos… A mí, que me parece curioso que no haya más “locos”,  con la felicidad que da este tipo de familia….

Y si tuvierais la oportunidad de estar media hora a solas con el Lehendakari, ¿qué temas trataríais con él?

M: Creo que es importante fomentar la familia numerosa, es bueno para cada persona  y para la sociedad en general. Por supuesto, luego que cada uno haga lo que quiera, pero tendrían que fomentarlo, porque es algo bueno. Bueno para todos. Las personas son felices con sus familias.

También el tema de las pensiones, a futuro.

I: Yo le diría que tengan un poco más en cuenta a las familias numerosas, especialmente en las tasas e impuestos que penalizan el exceso de consumo. Por ejemplo, no creo que se pueda considerar un exceso usar un monovolumen que llevas lleno siempre, las tasas de agua, y tampoco veo correcto que en las ayudas en el IBI se pongan unos límites en el valor catastral muy por debajo del valor medio del municipio, y menos que se esté pensando en quitarlas por la puerta de atrás.

Y de la asociación, de Hirukide, ¿qué es lo que más valoráis?

Sabemos que hay alguien luchando por ayudarnos. Se nota mucho vuestra labor en Euskadi. En muchos sitios encontramos descuentos para asociados que en otras comunidades autónomas no existen. La labor con las administraciones públicas para que se escuche nuestra voz nos parece muy buena.

¿Consideráis que hay algo en lo que debamos  mejorar o trabajar más?

M: Trabajar en las ayudas está muy bien, pero yo creo que es más importante concienciar a la sociedad que luchar por las familias merece la pena, Es sacrificado, pero merece la pena.

 

PREGUNTAS CORTAS:

Mejor momento del día

Cualquiera en el que les vemos jugando entre ellos y disfrutando de los hermanos. Ver cada día cómo evolucionan, en los pequeños es muy llamativo.

Peor momento del día

El estrés de llegar puntual al trabajo.

Un deseo para la familia

Que todos descubran su camino y que sean felices cumpliéndolo.

Las vacaciones perfectas

¡Un lugar donde nosotros descansemos y ellos no paren quietos!

 

fotowebgutz

HirukideEntrevistasEntrevistas a familias
Maite e Iñigo son una de las pocas familias numerosas de categoría especial que hay en Euskadi, título que se han ganado con derecho propio. Con siete hijos/as y el octavo en camino, nos hablan de su capacidad de organización, anhelos e ilusiones.   “A medida que hemos tenido más hijos,...