Txetxu y Nuria, nos presentan a su reciente familia numerosa. En navidades todos esperamos que el Olentzero nos traiga algún tipo de sorpresa o regalo especial… y en su caso fueron sus trillizos Nahia, Joel y Keila. A través de las próximas líneas, esta joven familia vitoriana nos cuenta su experiencia y cómo se desenvuelven en el día a día.

“Hay que pensar en positivo, mejor ser primero con trillizos…”

Parece que las últimas navidades os llegó un regalo muy especial a casa… ¿no es así?

Txetxu.- Sí, nuestros hijos nacieron el 25 de Noviembre, lo que pasa es que estuvieron 28 días en la incubadora y nos los llevamos a casa esas fechas. Y sí, fue un buen regalo.

Nuria.- La verdad es que fue todo un regalazo tener a nuestros 3 bebes en casa y poder disfrutar de las Navidades en familia.

Vais a ser padres de trillizos”, ¿cuál fue vuestra reacción?

T.- Estaba contento y triste a la vez, me dio por llorar y estuvimos unos días en estado de shock.

N.- La confirmación de que eran trillizos fue después de saber que estaba embarazada y que esperábamos mellizos, lo que siempre había deseado, por tanto no fue excesivamente susto ya que sabíamos que esa posibilidad existía puesto que había un tercer embrión algo mas débil por ahí dentro. Lo que si supuso fue un miedo muy grande por lo que suponía, si estarían bien, si saldrían adelante, si serian demasiado pequeños…

Una reacción agudizada seguramente por el hecho de ser padres primerizos…

T.-  Pues hombre hay que pensar en positivo, mejor ser primerizo con trillizos porque si no significa que ya tienes uno o dos hijos e imaginaros ja ja ja

N.- Al contrario, al no saber lo que es un hijo creo que nos resulto mas fácil pensar en una situación especial como son 3 bebes de golpe…, bendita ignorancia!!

Un regalo que sin duda ha cambiado vuestra realidad, ¿cómo adaptarse a un cambio tan radical?

T.- Cuando ya asimilas la noticia, todo lo demás viene rodado; llámalo instinto o como quieras, pero te adaptas. La gente nos pregunta que como lo hacemos y nosotros les contestamos que lo hacemos igual que lo haríais vosotros si os hubiese tocado.

N.- Durante el embarazo nos mentalizamos en que iba a ser lo que decís, un cambio radical, muchísimo trabajo y organización era lo que íbamos a necesitar y haciéndolo así la verdad es que estamos encantados con nuestros 3 pequeñines y tos es mas fácil.

Tres peques que llegaron en un momento que quizá no era el mejor para vosotros.

T.- Pues sí, pero como para millones de personas. Pero así son las cosas y no hay que darles mas vueltas.

N.- La situación económica no era la mejor pero aun y todo seguíamos pensando que somos afortunados, ya que considero que es una situación muy especial la que hemos vivido y que no mucha gente tiene la suerte de vivir, traer al mundo a tres bebes sanos.

Pero después de siete meses, ¿ha cambiado vuestro punto de vista o situación?

T.- Si, a mejor, porque una cosa es pensar como lo vas a hacer y otra muy distinta hacerlo; no sin dificultades, claro.

N.- Sí, la situación nos ha cambiado a mejor y eso te da una seguridad para poder estar mas tranquilos en ese aspecto.

Pañales, biberones cunas ropa, cochecito…. multiplicando por tres, la calculadora echará humo…

T.- De hecho, explotó… ja ja ja. La familia nos está ayudando y eso vale mucho.

N.- Sí, puesto que si un solo niño ya supone un gran gasto, en nuestro caso todo es por tres.

Una tarea por partida triple en la que, como decís, os habrá ayudado la familia todo lo posible…

T.- Sí, aunque la verdad es que nos valemos solos, puesto que somos muy apañados y Nuria es como una súper mama.

N.- Nos valemos por nosotros mismo sin problema. Quería ser independiente y no tener que depender de nadie, así que con la organización todo es posible. También es verdad que la familia siempre se ofrece a ayudar y desde aquí les doy las gracias y, al haber niños de sobra, pueden dar biberones o cambiar pañales siempre que quieren… je je!

Porque de las instituciones, ¿habéis recibido alguna ayuda?

T.- Sí, pero no todas las ayudas que cabe esperar. Si quieren que aumente la natalidad, que ayuden como tienen que ayudar.

N.- Alguna ayuda si hay, aunque tardas en recibirlas bastante tiempo.

Porque, en una situación como la vuestra, ¿qué les reclamaríais?

T.- Pues, aunque suene racista, que lo siento si suena, yo pediría el no tener que quitarme el pañuelo del cuello y tener que ponérmelo en la cabeza, para que me ayuden…;

N.- Pediría una ayuda desde el principio, puesto que los niños no solo suponen un desembolso económico una vez nacen, si no que tienes que tener muchas cosas antes de que nazcan. En situaciones de desempleo es realmente difícil afrontar tanto gasto y creo además que de esta manera la gente joven se animaría mas a aumentar la natalidad.

¿Cómo conocisteis la existencia de Hirukide?

T.- Pues es gracioso, porque paso todos los días por delante de la sede de Hirukide y pensaba que era uno de esos sitios que no iba a pisar nunca, por eso de familia numerosa, y mira tú por dónde… ja ja ja

N.- Casualmente, Hirukide está en el barrio que vivimos y una vez nos enteramos que seriamos familia numerosa, fue cuando nos acercamos a que nos asesoraran.

-¿Y qué os animó a asociaros?

T y N. – El hecho de ser familia numerosa principalmente, pero el trato recibido y el asesoramiento inmediato y cercano es lo que nos animo mucho más.

fotowebgarret

HirukideElkarrizketakFamilien elkarrizketak
Txetxu y Nuria, nos presentan a su reciente familia numerosa. En navidades todos esperamos que el Olentzero nos traiga algún tipo de sorpresa o regalo especial… y en su caso fueron sus trillizos Nahia, Joel y Keila. A través de las próximas líneas, esta joven familia vitoriana nos cuenta...