EL PAÍS. Los abuelos son tratados en algunas ocasiones como un trasto viejo. No tienen ni la mitad del reconocimiento que merecen. Afortunadamente, esta no es la visión que comparten la mayoría de las personas. Les ven como lo que son: un elemento más del núcleo familiar con muchísimo que aportar. Un vídeo que reivindica esa concepción de la tercera edad en la familia ha sido visto más de 15 millones de veces en solo cinco días.

Con los abuelos, somos +familia es obra de Hirukide, la Federación de Familias Numerosas de Euskadi. Compartieron el vídeo en su página Facebook el 30 de octubre. “Si quieres mucho a tus padres o abuelos, no veas en público nuestro último vídeo… O hazlo con un pañuelo en la mano y, si te has emocionado, ¡compártelo!”, indican en el texto que acompañada al vídeo.

El vídeo empieza con la hija del abuelo pasando por delante de una residencia. No se paran, sino que llegan hasta la casa de ella, donde también se encuentra su marido y sus tres hijos. Entonces aparecen varios momentos de complicidad entre los nietos y el abuelo. Tras un par de tropiezos, sintiéndose una molestia, el abuelo parece mudarse a la residencia. Su hija acude allí para convencerle de que vuelva con ella, pero se encuentra un giro inesperado -viene spoiler-: en realidad había ido a visitar a un amigo. “En homenaje a todas las abuelas y abuelos por ser una parte imprescindible de nuestras familias y el mejor ejemplo de cariño, paciencia y valores”, dice un rótulo al terminar el vídeo.

“En el vídeo queríamos reivindicar a los abuelos por lo que son, por lo muchísimo que aportan a cada familia, más allá de la ayuda material o para la conciliación que puedan llevar a cabo en muchos casos. Muchas veces les valoramos porque apechugan. Se les ve como salvavidas en el cuidado de los nietos”, indica por teléfono a Verne el presidente de Hirukide, Ignacio de Guinea Llop.

Esa posición de los abuelos, como ayuda imprescindible para muchas familias, es un fenómeno cada vez más habitual. “Según un estudio de la Fundación Pfizer en 2014, el 59% de los abuelos están involucrados de manera activa en el cuidado de sus nietos, una labor que va desde cuidarlos unas horas hasta recogerles en la escuela o la guardería, llevarles al médico o darles de comer”, explica un artículo de EL PAÍS sobre esta tendencia. Este reportaje de De mamas & de papas, la página de EL PAÍS dedicada a la crianza, profundiza en esta situación con testimonios en primera persona.

A veces van más allá, incluso colaborando económicamente. En muchas familias con todos los miembros en paro, la pensión de los abuelos se ha convertido en un recurso imprescindible. “Hay que salir de esa interpretación, como si estuvieran a nuestro servicio. Pueden ayudar, pero no están para eso. Tienen un papel mucho más profundo, tanto por la transmisión de valores como por las experiencias que llevan consigo”, añade De Guinea, máximo responsable de la organización sin ánimo de lucro que ha difundido la escena.

“Estamos alucinando con la difusión que ha tenido el vídeo. Hemos realizado otros en el pasado y no han captado tal atención. Llevamos un año trabajando en Con los abuelos somos +familia, dándole muchas vueltas al guion”, dice el presidente de Hirukide. El desarrollo del vídeo es obra de la agencia de publicidad 2más2. Los vídeos de abuelos son un clásico de internet, con multitud de ejemplos de virales con ellos como protagonistas.

Una situación complicada

En los comentarios de la publicación en Facebook, muchos usuarios indican que la escena muestra un escenario concreto, en el que el abuelo puede valerse por sí mismo. “En la vida real no es tan así. Los ancianos de avanzada edad y con problemas de salud necesitan cuidados las 24 horas y más si usan pañales. Por lo cual, si una pareja trabaja y está fuera de la casa, no puede sostener esa situación. Hay que ser más realista”, dice uno de los comentarios, en la línea de otros muchos.

“Hemos sido muy cuidadosos en el vídeo. No criticamos a las personas que deciden optar por residencias, todo lo contrario. Hay situaciones familiares en las que, para bien o para mal, no hay otro remedio”, considera De Guinea.

Para situaciones como esa fue aprobada la Ley de Dependencia, por la cual el Estado ayuda económicamente a las familias con personas dependientes a su cargo. Como vienen denunciando los beneficiarios desde hace años, las ayudas llegan a menudo tarde y mal. Según los datos de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, 40.000 personas fallecieron esperando las ayudas en 2016. En julio de 2017 había 314.000 personas en toda España en lista de espera.

 

http://hirukide.com/wp-content/uploads/2017/11/imag_video.jpghttp://hirukide.com/wp-content/uploads/2017/11/imag_video-300x300.jpgHirukideNoticias
EL PAÍS. Los abuelos son tratados en algunas ocasiones como un trasto viejo. No tienen ni la mitad del reconocimiento que merecen. Afortunadamente, esta no es la visión que comparten la mayoría de las personas. Les ven como lo que son: un elemento más del núcleo familiar con muchísimo...