EL DIARIO VASCO. Mikel, Ander y Jon vienen de jugar al minigolf, donde el más pequeño de los tres ha ganado sin dificultades a sus dos hermanos mayores. «Pero porque ha hecho trampas», se queja Ander, el mediano, de diez años. Jon niega con la cabeza, aunque prefiere no contradecirle porque no hay tiempo para discutir. Cada vez hay más niños que quieren disfrutar de la cama elástica, y estos tres hermanos no quieren perdérselo. «Luego cuando acabemos iremos a jugar al futbolín humano. Ahí sí que voy a ser yo el mejor», asevera Mikel, el mayor de ellos, y los tres hermanos se pierden entre la multitud para sacar el máximo provecho a este día.

La explanada de Sagüés en Donostia albergó ayer la decimonovena edición de la fiesta que cada año convoca la asociación Hirukide de familias numerosas. Es el tercer año que la Jornada Familiar Solidaria se celebra en la Zurriola y, como era de esperar, fue todo un éxito. Entre las once de la mañana y las ocho de la tarde miles de familias pasaron por este paraíso para los niños. No faltaron atracciones. En la explanada hubo camas elásticas, hinchables, ludotecas, esgrima, y todo tipo de talleres: de robótica, de música, maquillaje, estampación… Por supuesto, sonó la música y hasta hubo tómbola.

Todo estaba montado al detalle para que los más pequeños pudieran pasar un auténtico día de ensueño. «Los enanos son los que mejor se lo pasan, eso seguro, pero para nosotros también es un buen plan. Antes hemos estado jugando con ellos, pero ahora andan por ahí a su aire. Les he prometido que antes de irnos pasaremos por el taller de música», dice Elena, madre de cuatro niños. El sol hizo acto de presencia durante toda la jornada, acompañando a los miles de curiosos que se acercaron a los alrededores donde ahora está instalada la Paloma de la Paz.

Natalia Diez-Caballero, directora de Hirukide, se mostró muy orgullosa de la gran acogida que tiene esta celebración en Gipuzkoa. «El 15 de mayo se celebra el día de la familia, y desde Hirukide organizamos un día lúdico festivo en las capitales de los tres territorios para reivindicar un mayor apoyo a las familias numerosas, ya que los niños son el sustento de la sociedad, sobre todo en estos momentos de descenso demográfico», reivindica la directora.

«Los niños dan mucha vida y alegría a la casa», comentaba sonriente María Gorostidi. Ella tiene siete hijos, el mayor de 22 y el más pequeño de 8. «Nunca me hubiese imaginado que iba a llegar a tener siete, pero la verdad es que para mí es un auténtico gusto educarlos y formarlos».

A pesar del trabajo que ello conlleva, no vacila a la hora de afirmar que ser familia numerosa es una experiencia increíble. «Una de las cosas que más me gustan es ver cómo los hermanos mayores educan a los pequeños. Y por supuesto, cómo una vez pasada la niñez se van llevando mejor entre ellos», apostilla. Otra ventaja «de ser tantos» es que, según explica, en casa hay más gente «que te dice las verdades, y de eso se aprende».

Problemas para conciliar

En total, en Euskadi hay 24.786 familias numerosas, de las cuales 9.206 residen en Gipuzkoa. Hirukide cuenta con más de 8.200 socios entre los tres territorios y de ellos 3.500 se corresponden a familias guipuzcoanas. El único requisito para formar parte de la asociación es contar con el título de familia numerosa. No solo los hogares con tres o más hijos acreditan esa condición. También forman parte de este colectivo aquellas familias que a pesar de tener únicamente dos hijos, uno tenga una discapacidad. Los viudos con dos descendientes también pueden ser beneficiarios de los derechos asociadas a ser familiar numerosa.

«Es importante que los jóvenes se animen a tener hijos y que las administraciones pongan medios para ello y se comprometan con la política familiar. No se trata únicamente de una cuestión económica. Muchas parejas no se animan a tener hijos por problemas con la conciliación familiar», denuncia la directora de Hirukide.

Diez-Caballero explica que desde la asociación velan para que se legisle desde una perspectiva familiar, «algo que muchas veces no se tiene en cuenta».
En comparación con Bizkaia y Álava, Gipuzkoa es el territorio que más asociados tiene Hirukide. «La unión hace la fuerza, ese es nuestro lema, para luchar por que haya más facilidades a la hora de tener hijos. El objetivo es equiparar las ayudas que tenemos aquí a las europeas. La idea era hacerlo para 2020, aunque probablemente no vayamos a llegar», agrega. Recuerda que la pirámide de población invertida supone un problema a la hora de garantizar las pensiones, por lo que facilitar que las parejas tengan hijos «es un tema de urgencia».

«Soy como su madre»

Cecilia Álvarez es una donostiarra de 21 años y es la mayor de seis hermanos. Recuerda que cuando era pequeña sus padres les llevaban a algún sitio especial para darles la sorpresa de que iban a tener otro hermano. «Muchas veces siento que soy como una madre con ellos por ser la mayor, es como mi responsabilidad», reconoce. «Sin duda tener más hermanos te obliga a compartirlo todo y se adquieren muchos y muy buenos valores», concluye.

Cecilia fue una de los miles de asistentes que se acercaron ayer a la décimo novena Jornada Familiar Solidaria, que cerró el día con la tan esperada verbena infantil ‘Dantza Saltsa’. Desde Hirukide valoran esta última edición como un «auténtico éxito» que atrajo a miles de familias con niños.

http://hirukide.com/wp-content/uploads/2017/07/foto219.jpghttp://hirukide.com/wp-content/uploads/2017/07/foto219-300x300.jpgHirukideNoticias
EL DIARIO VASCO. Mikel, Ander y Jon vienen de jugar al minigolf, donde el más pequeño de los tres ha ganado sin dificultades a sus dos hermanos mayores. «Pero porque ha hecho trampas», se queja Ander, el mediano, de diez años. Jon niega con la cabeza, aunque prefiere no...