Icono de nuestra música, con más de 25 años sobre los escenarios y 22 discos publicados, Mikel Erentxun es arquitecto de formación, compositor, empresario… y además padre de familia numerosa. Recientemente ha tenido a su quinta hija, a la par que se ha vuelto a sacar un disco de Duncan Dhu…

“A mí me gusta el concepto de muchos hijos y me encantaría la imagen de cuando sea ya un abuelo, tener muchos hijos con los nietos alrededor de mí”

Con Dakota de apenas 4 meses…, algún amigo o compañero de profesión te habrá dicho, “Mikel, ¿aún te quedan fuerzas para seguir criando hijos?”

Hay un poco de todo, porque de la gente que me rodea hay gente que tiene familia y gente que no y hay todo tipo de voces. Pero sí es verdad que la tónica general cuando dijimos que estábamos esperando a Dakota fue de sorpresa… “Bueno, ¿a dónde vas?, si ya tienes un montón”, me decían. Sí es cierto que en los días en los que vivimos es raro tener cinco hijos. La gente que me rodea no tiene ninguno o tiene uno o dos lo máximo y la verdad es que hubo mucha sorpresa.

Pero a ti esto de familia numerosa ya te viene de tu infancia…

Sí, nosotros somos cuatro hermanos y esto ha hecho que lo vea como algo más normal. Además, mi mujer también son cuatro hermanos, por lo que los dos venimos de familias de seis miembros y por tanto ni a ella ni a mí nos sorprende tener tres hijos en casa, porque es lo que siempre hemos tenido en nuestras casas.

¿Y teníais claro que queríais varios hijos?

A mí me gusta el concepto de muchos hijos y me encantaría la imagen de cuando sea ya un abuelo, tener muchos hijos con los nietos alrededor de mí, que es lo mismo que le hacemos ahora a mi padre. Poder revivir dentro de unos años lo que mi padre está viviendo ahora. La verdad es que soy bastante clásico en cuanto al concepto familia y me gusta la imagen de todo el mundo junto; ahí no soy nada moderno…

Porque en esta segunda etapa como padre… ¿hay muchas diferencias respecto a la que tuviste en la época en que dabais 100 conciertos al año?

Sí, más que nada porque mis dos hijos mayores ya tienen 19 y 14 años y los tuve hace mucho tiempo… Yo era muy joven y estos últimos los he tenido con una edad mucho más asentada y madura. Sumando a eso, que cuando tuve a los primeros tenía mucha más carga de trabajo, estaba muchísimo más tiempo fuera de casa y lo llevé de otra manera. Ahora tengo más tiempo y disfruto mucho más de mis hijos, por edad y por tiempo.

En esta ocasión, los escenarios no te habrán librado de cambiar pañales…

La verdad es que si. Por ahora estoy cambiando menos pañales que nunca. Mi mujer se está enrollando mucho!!

Y ahora, con tres menores de 6 años en casa…, ¿estás en esa fase como padre en la que el mejor momento del día es cuando están todos los peques acostados?

Ja ja ja. La verdad es que hay días en que sí. Como mi mujer trabaja y ahora estoy bastante tiempo en casa, yo los llevo al colegio y los recojo. Los peores momentos suelen ser el arranque y el cierre;  lo que es sacarles de la cama, vestirles, desayunar y montarles en el coche para ir al colegio; eso es un pequeño drama… Y el segundo drama es luego a la noche el momento baños, cenas y meterse a la cama. Eso entre semana, porque los fines de semana es diferente.

¿Y el mejor momento con ellos?

El resto del día. Pero sobretodo a mí me encantan los sábados por la mañana. El momento cama con todos dentro.

¿Y qué es lo que más te está costando?

A mí me está costando el no dormir. Una mala noche con Dakota o Mael y ya voy cruzado todo el día. Ya soy mayor. Ja ja ja. Además de que vivir con tres enanos en casa es mucho Rock and Roll…, es mucho trabajo. Porque los cinco hermanos se juntan sólo en contadas ocasiones; en fechas especiales. Además de que los mayores ya no dan ningún problema…

Y como padre, ¿cuál crees que es tu mayor reto?

Me imagino que como todo el mundo, es educarlos bien. Que salgan rectos y con unos principios o valores por lo menos parecidos a los míos; eso es lo que me gustaría.

Porque, echando la vista atrás… y viendo tu carrera de arquitectura, se cumplió eso de “primero estudia y luego ya veremos” ¿Les das el mismo consejo a tus hijos mayores?

Sí, efectivamente; en mi caso fue por insistencia de mis padres; primero acaba los estudios y luego ya harás la música, porque al principio nunca se tiene la música como algo realmente serio. Pero más allá de eso sí es cierto que mis padres a mí me han inculcado unos valores que yo admiro y que me gustaría transmitirlos también a mis hijos. Entre ellos destacaría la tolerancia, el respeto… y el buen gusto musical.

Los dos primeros, son ya mayorcitos y quizá dan menos guerra. ¿Son seguidores apasionados de la Real como su aita?

Sí, Aitor, el mayor, es socio de la real como yo y se sienta conmigo en el campo. Ese ya está súper encauzado y la segunda también casi, casi… Lo difícil son los pequeños. La edad comprometida es ahora, cuando aprenden todo y son como esponjas.

Pero, tendrás que contenerte en tu pasión por el fútbol al igual que con la música, porque la vida te dio un pequeño aviso o susto hace un año…

Sí, tuve una dolencia cardíaca. Una angina de pecho, que es la antesala del infarto y sí, la verdad es que fue un gran susto. Yo soy bastante aprensivo y encontrarte en una cama de hospital atado a una máquina, hizo que el susto me durara mucho tiempo. Pero ahora ya lo tengo totalmente olvidado y superado. Hago una vida normal, más allá de que ahora me cuido más la alimentación, el deporte y demás.

¿Te hizo plantearte las cosas de otra manera?

Aprendes a valorar mejor las cosas pequeñas. Es un tópico, pero es verdad.

Y como padre de familia, como ciudadano y como contribuyente… ¿qué reclamarías a nuestros gobernantes locales o estatales?

Yo creo muy poco en los gobernantes. Me dan bastante pereza. A la inmensa mayoría les pediría que dimitiesen. La verdad es que me han defraudado muchísimo y no creo en la clase política, creo en las personas. Hay tres o cuatro políticos que me caen muy bien y que además son de partidos distintos y poco más.

No. Probablemente no. Pero también pienso que todos somos libres de tener los hijos que queramos. Nadie nos está obligando a tener uno o cinco. Es una decisión nuestra, libre y personal y debemos ser responsables. Nosotros, en mi caso, lo pensamos mucho cuando empezamos a crecer la familia, porque con cada hijo hay una carga económica y hay que hacer números; nos planteábamos si podíamos tener un nuevo hijo o no.

De todas formas, sí estoy de acuerdo con que haya algunas ayudas, porque es carísimo tener hijos, entre los colegios, la ropa, la comida…, todo encarece muchísimo.

¿Conocías Hirukide antes de esta entrevista? ¿Consideras importante que exista una asociación como ésta, que de voz a las necesidades de las familias numerosas?

No, no la conocía, pero mi mujer sí. De todas formas, yo no soy de pertenecer a ningún tipo de asociación, por mi carácter más independiente. Pero me parece perfecto, porque entiendo que los intereses del grupo se defienden mejor en grupo y unidos, que a nivel individual. Mucho ánimo!

fotoweberentx

HirukideEntrevistasEntrevistas a famosos
Icono de nuestra música, con más de 25 años sobre los escenarios y 22 discos publicados, Mikel Erentxun es arquitecto de formación, compositor, empresario... y además padre de familia numerosa. Recientemente ha tenido a su quinta hija, a la par que se ha vuelto a sacar un disco de...