Esta familia vitoriana, compuesta por Mar y Álvaro y sus hijos Santiago, de 17 años, Alejandro de 10 y Gabriela de 6, nos abre sus puertas y nos cuenta sus experiencias familiares y profesionales.

 

“Se nota que somos muchos, cuando salimos del pueblo; es divertido ver cómo la gente empieza a contar los niños dos veces para ver si es verdad que son seis hijos”

El hecho de que vuestros hijos se lleven unos cuantos años entre ellos, ¿os ha conllevado más ventajas o desventajas?

Que nuestros hijos se lleven unos cuantos años entre si, nos ha permitido disfrutar de cada uno de ellos como si fuese único, brindándoles el tiempo y la atención necesaria, pero a la vez se ha alargado el periodo de crianza.

Pero al final, vino la niña, ¿no, Mar? Eso siempre será especial para una madre…

Mar: Después de mis dos hijos vino Gabriela, que aunque no estaba dentro de nuestros planes, fue un regalo de Dios para nuestras vidas. Una niña en casa te vuelve a hacer jugar a las muñecas.

Y hablando de dulzura… ¿qué os impulso a crear Tartas Mar Dulce, el único negocio de su estilo en la capital alavesa?

Álvaro: El proyecto de Tartas MarDulce surge por un motivo principal que es la pasión de Mar por el mundo de la  repostería creativa y por crear tartas diferentes y especiales.

Sin embargo fue un reto el emprender con una idea novedosa, ya hace más de cuatro años, y plantearnos una organización diferente como familia.

Mar, ¿qué fue lo que más te costó como emprendedora? ¿Contaste con algún tipo de apoyo institucional?

Mar: Lo que más me costó como autónoma fue entender la responsabilidad y compromiso que adquiría al ser yo el capitán de mi propio barco. El involucrarme en el mundo laboral, hizo visible a mis ojos las dificultades  para emprender y la falta de apoyo institucional.

Como autónoma soy la que subo y bajo la persiana, además de la visionaria del negocio, y es aquí donde echo de menos la falta de ayuda real en cuestiones tan vitales para un pequeño negocio como las bonificaciones en el pago de la seguridad social por tener personas contratadas a tu cargo. En este sentido debería existir un tratamiento especial  en los pagos de la seguridad social para pequeños negocios con menos de 5 trabajadores.

Otro aspecto clave, es la financiación. Donde te encuentras con que los préstamos institucionales son casi préstamos  personales con condiciones muy difíciles de asumir para un pequeño negocio que quiere abrirse camino en este mundo y con esta crisis.

Como autónoma, ¿cuáles son tus principales reclamaciones?

Como autónoma la principal reclamación es la necesidad de promover  desde las instituciones la “cultura emprendedora” en nuestra sociedad con acciones concretas como reducción de gastos iniciales, agilización de trámites, etc.

Trabajando ambos y siendo Mar autónoma, ¿es más complicado conciliar la vida laboral y familiar?

Álvaro: Es complicado conciliar la vida laboral con la familiar, ha supuesto un esfuerzo en todos los sentidos, aunque ha merecido la pena.

Poder organizar nuestros horarios sin desatender a nuestros hijos es uno de nuestros principales retos. Por esta razón nos hemos visto en la necesidad de contratar una persona a tiempo completo que nos ayude en casa. Aunque haya una bonificación en su seguridad social, sigue siendo muy alta para una familia numerosa. Nuestra petición particular está ahí.

Mar: Estoy convencida que hay mas madres emprendedoras que se enfrentan a las mismas dificultades que yo. Donde se encuentran con las ganas pero no con las ayudas que permiten sacar adelante una empresa. Como madre me encuentro en situaciones que me ponen muchas veces entre la espada y la pared. Y me refiero a que necesito invertir tiempo en mi empresa, pero aún más en mis hijos. Poder equilibrar la balanza es bastante difícil.

Álvaro: Al estar yo  a tiempo completo y viajando constantemente, es complicada la conciliación de la vida familiar con la laboral.

Mar: Es un reto diario desde una pequeña empresa  enfrentarse a las mismas exigencias, en cuestión de pagos, alquileres, trámites, costes laborales,  en comparación a una empresa grande y desarrollada. El trato no debería ser el mismo, y más si se es parte de una familia numerosa.

Frente al desamparo institucional que muchas veces vivimos, es importante la unión de las familias. Tartas Mar Dulce participa en el Plan descuentos de Hirukide, ¿qué diríais a otros autónomos o empresarios para que se unan?

Mar: A otros autónomos o empresarios les invitaría a unirse a Hirukide, ya que al formar un colectivo mayor y estar unidos se podrían alcanzar muchas más cosas.

¿Cómo conocisteis la existencia de Hirukide?

Mar: A Hirukide lo conocimos a través de otra familia que nos hablo de la asociación y de los descuentos que se obtenían por pertenecer a ella.

¿Qué es lo que más valoráis de la asociación y qué echáis en falta?

Álvaro: Lo que más valoramos de la asociación es la implicación constante con las necesidades de las familias numerosas, las diferentes actividades planteadas, los descuentos adquiridos y la visión que tiene.

Sin embargo proponemos que se hagan foros o encuentros, en pequeños grupos de asociados, que se correspondan a las mismas inquietudes y necesidades; por ejemplo, con reuniones de trabajo que generen nuevas ideas y propuestas. Es decir escuchar a pequeña escala.

EN CORTO:

¿El mejor momento del día?

La cena: estamos todo más tranquilos y relajados.

¿El peor momento del día?

La hora de salir de casa a la carrera.

¿Deseo para la familia?

La salud de todos.

¿Vacaciones perfectas

Juntos en un lugar tranquilo, donde no haya que mirar el reloj.

fotowebvillamiz

HirukideEntrevistasEntrevistas a familias
Esta familia vitoriana, compuesta por Mar y Álvaro y sus hijos Santiago, de 17 años, Alejandro de 10 y Gabriela de 6, nos abre sus puertas y nos cuenta sus experiencias familiares y profesionales.   “Se nota que somos muchos, cuando salimos del pueblo; es divertido ver cómo la gente empieza...