¡Qué difícil es la conciliación de la vida laboral y profesional! Sin embargo, la dificultad torna hacia lo imposible cuando se mezclan intereses políticos en la educación de nuestros hijos.


Somos padres de familia numerosa que vivimos en Vitoria desde hace tres años por traslado laboral. A pesar de que la ley contempla ventajas en el traslado de expediente para nuestros hijos, la realidad es que en nuestro caso no se ha contemplado: nuestra hija mayor está separada de sus 2 hermanos menores en un colegio diferente, a 25 minutos en coche un colegio de otro.


Todos nuestros familiares se encuentran a 900 km de distancia y, en esta situación, es nuestra hija mayor quien está sufriendo la situación ya que, la coincidencia de horas de entrada y salida, motiva que se prolongue su estancia en el colegio y, en ocasiones, que tenga que esperar sola hasta que llegue alguno de sus padres a recogerla.


A pesar de encontrarse la primera de la lista para entrar en el colegio de sus hermanos, la Delegación de Educación del Gobierno Vasco no autoriza su inclusión por superar la ratio de alumnos por aula, en este caso 28 para 25.


¿Por qué no se guardan el 10% para traslados en vez de usarlos para suplir la falta de plazas escolares? Si hicieran esto a lo mejor no nos veríamos en esta situación ¿Y por qué en algunos colegios se ha llegado hasta 29 y no lo aceptan en nuestro caso, cuando incluso, según el Real Decreto de 2012 se puede ampliar esta ratio hasta en un 20%? ¿Se nos discrimina por provenir de fuera de Euskadi?


Tras más de 3 años luchando, seguimos sin tener respuesta satisfactoria.
 

HirukideTú opinas
¡Qué difícil es la conciliación de la vida laboral y profesional! Sin embargo, la dificultad torna hacia lo imposible cuando se mezclan intereses políticos en la educación de nuestros hijos. Somos padres de familia numerosa que vivimos en Vitoria desde hace tres años por traslado laboral. A pesar de que...