Soy madre de un niño de un año. Cuando terminó mi baja maternal, me acogí a una reducción de jornada, sabiendo que Gobierno Vasco me otorgaba por ley una pequeña ayuda económica. Antes de mi incorporación al trabajo, mi pareja y yo estuvimos valorando que yo me quedara al cuidado de nuestro hijo en vez de inscribirlo en una guardería, ya que con lo que yo cobraba y lo que costaba la guardería no nos compensaba económicamente, permitiéndome disfrutar de mi hijo que era lo que más me apetecía en ese momento.


Después de hacer números, y muy a mi pesar, sabiendo que Gobierno Vasco nos ayudaba, decidimos mi incorporación, reduciendo mi jornada.


En agosto, me entero a través del periódico, que no tienen dinero, que han agotado su presupuesto y que no vamos a recibir nada ni este año ni el que viene, ni nunca!, eliminando de un plumazo unas ayudas con las que ya contábamos las familias, afectando directamente a personas que ya estábamos en régimen de excedencia o reducción de jornada y no a partir de nuevas solicitudes.


De haberlo conocido antes, no hubiera comenzado a trabajar y ahora mismo estaría disfrutando de mi maternidad. A esto le llaman conciliación cuando es un engaño en toda regla? Así desean fomentar la natalidad en nuestro territorio? Y ahora, quién me devuelve los primeros meses de mi hijo?


¿Así quieren conciliar la vida laboral con la familiar? Así desean…

HirukideTú opinas
Soy madre de un niño de un año. Cuando terminó mi baja maternal, me acogí a una reducción de jornada, sabiendo que Gobierno Vasco me otorgaba por ley una pequeña ayuda económica. Antes de mi incorporación al trabajo, mi pareja y yo estuvimos valorando que yo me quedara al...